Un nuevo terremoto de magnitud 7.3 sacudió el martes Nepal dejando un saldo de al menos 36 muertos, 1,000 heridos y añade más destrucción y sufrimiento a un pueblo que lucha por reponerse de otro potente sismo hace dos semanas.
El pasado 25 de abril la misma zona fue impactada por un sismo de magnitud 7.8 que dejó más de 8 mil muertos y destruyó el centro histórico de Katmandú, la capital. Poblados cercanos en el Himalaya desaparecieron por la fuerza del movimiento y avalanchas posteriores.
La mayoría de las víctimas mortales de este nuevo sismo se registraron en el distrito de Dolakha, ubicada al noroeste de Katmandú, dijo el Centro Nacional de Operación de Emergencia de Nepal. También se registran muertos en Chautara, capital del distrito de Sindhupalchok; en Sindhuli (sureste), en Sundarijal (centro) y en la capital, precisó el centro en su cuenta de Twitter.
El fuerte temlor de este martes sacó de sus casas a los nepalíes pasado el mediodía, alrededor de las 07.05 GMT, un momento del día tras el que se han ido repitiendo réplicas.
El nuevo terremoto afectó numerosas infraestructuras en varios distritos del país, dijo el gobierno. El portavoz del Ministerio del Interior nepalí, Laxmi Pasad Dhakal, dijo que más de 50 de los heridos se produjeron en el distrito de Sindhupalchok y otros 14 ingresaron en el Hospital Bir de Katmandú.